Luis Cabezudo

Son burbujas que revientan cuando las olas se abren y se funden en la orilla del mar que fluye entre corrientes, discurre por laderas inundadas, montañas, cordilleras, valles y cuevas.

Son burbujas que revientan
cuando las olas se abren y se funden
en la orilla del mar
que fluye entre corrientes,
discurre por laderas inundadas,
montañas, cordilleras, valles y cuevas.

El movimiento de los olas y del agua
entera que de ríos dulces se alimenta

Retrato de mi padre

1988

Oil on canvas, 1988

Son burbujas que revientan
cuando las olas se abren y se funden
en la orilla del mar
que fluye entre corrientes,
discurre por laderas inundadas,
montañas, cordilleras, valles y cuevas.

El movimiento de los olas y del agua
entera que de ríos dulces se alimenta
en manantiales y de las venas
que sobre la tierra se abren camino
entre rocas y fuego, lodo y la vida entera.

Ayer fue un tiempo que aún está latiendo
y convulso, en trazas y nervios
que el viento dibuja como fieras,
serpientes ligeras que se aparecen
y al instante vuelan.

Pero en este ciclo de formas y maneras,
lee y habla un saber antiguo
sin decir nada es todo historia
vida y muerte y guerra.

Al desdén y al olvido
lleva el curso de este camino,
cuando al fin una vida,
la más mínima energía
se transforma como un látigo,
en un chasquido sobre una piel tersa.
Y se rompe y de la herida
se vierte el viscoso líquido sobre la tierra.

Curvas y rectas se mezclan
en signos de letras formando versos
que canta el viento y el mar.
Preguntas que no son hechas
son respuestas.

De la decepción,
el yo soy también aprende
y espera a no ser más
y ser silencio y un desierto infinito.
Un escenario vacío y la aceptación
de ser como es,
cuando aparece no parecer
el yo más único que soy,
la sed y el agua juntos.

 poema de Luis Cabezudo

Son burbujas que revientan cuando las olas se abren y se funden en la orilla del mar que fluye entre corrientes, discurre por laderas inundadas, montañas, cordilleras, valles y cuevas.

Son burbujas que revientan
cuando las olas se abren y se funden
en la orilla del mar
que fluye entre corrientes,
discurre por laderas inundadas,
montañas, cordilleras, valles y cuevas.

El movimiento de los olas y del agua
entera que de ríos dulces se alimenta

Manifiesto Cuadriloscopio

1995

En 1996 expuse por primera vez la serie de los cuadriloscopios con el manifiesto. Era mi primera exposición desde que me trasladé a Ibiza y edite una tirada limitada de cuadernos del cuadriloscopio. Dos libros con pinturas que me inspiraba la arquitectura de las casas payesas. Como en mis anteriores exposiciones en Cádiz y Madrid no tuve soporte mediático y era muy boca-oreja con personas que pasaban y conocidos. Aún así, fue mi presentación como artista en esta nueva etapa que en un año cumple tres décadas. 

Este es El Manifiesto Cuadriloscopio.